Sun
  • IMG_0810

    Mi experiencia en CADE.

    Estaba al borde de la locura, pedí a mi hija que me trajera a CADE porque pensé que no podría salir de la depresión. Me  vine desde ciudad de México, conocía la institución porque una persona cercana a mi estuvo  internada por trastornos alimenticios.  

          Al llegar aquí estaba muy mal, no recordaba quien me recibió, ni quien recibió mis maletas, a través de los días fui recordando poco a poco como llegue a CADE.  Mi experiencia  ha sido maravillosa, me ha enseñado a través de sus talleres muchas cosas que yo desconocía tanto de mi como de mi familia completa. He podido sentir mi dolor acompañada.

         Puedo decir que si no llego a CADE hubiese muerto en mi cama, tirada, haciendo sufrir a muchas personas, pero afortunadamente considero que soy una persona con estrella y estoy saliendo adelante. Ya que tengo a una de las mejores psicólogas y a uno de los mejores psiquiatras y excelentes tutores que me ayudan dentro de la clínica a poder hablar, a saber llorar, a descubrir que la vida no es nada más tener una sonrisa, me ha ayudado a aceptar que estoy enferma.  He podido ser un ser humano completo.

          Y aquí estoy relatando mi experiencia, gracias a esta clínica estoy saliendo adelante, ya tengo metas a corto plazo y espero seguir con el tratamiento que me indican, porque quiero estar viva para mis hijos y para mí  sobretodo. Ya que si no pienso antes en mí, mi mundo seguiría igual, y creo que la vida es hermosa pero también tenemos que aceptar las tristezas y amarguras de la vida, saber detectarlas a tiempo para poder tener plenitud en la vida.

         Si tienes la oportunidad; atiendete, ahora estoy segura de que con el tratamiento externo de mi psiquiatra y psicóloga no hubiese podido salir adelante, los talleres  enseñan todas las cosas que en una hora no puedes aprender fuera de la clínica; son apoyos que se necesitan para aprender más a fondo de la enfermedad y  como poder sanar.

    Agradezco todos los cuidados que he recibido durante mi internamiento, ya que hay suficiente personal al pendiente de mí, de mis comidas y todo lo que me pasa. Me han atendido cuando me han visto triste y saben que lo necesito, siempre hay alguien que escuche y alguien con quien llorar Han cuidado mi tratamiento y están al pendiente, incluso a la hora de dormir.

    Y aquí estoy, gracias a esta clínica estoy saliendo adelante, ya tengo metas a corto plazo y espero seguir con el tratamiento que me indican, porque quiero estar viva para mis hijos y sobre todo para mí, ya que si no pienso antes en mí misma, mi mundo seguiría igual de gris. Ahora creo que la vida es hermosa, pero también que tenemos que aceptar las depresiones y saber detectarlas a tiempo para poder tener plenitud de la vida.

     

    Atte: R.C.T

    Leave a reply →

Photostream