Sun

Trastornos de conducta alimentaria.



¿Solamente las mujeres pueden tener un trastorno de alimentación?

Se piensa que sí, pero no es cierto, ha aumentado el número de casos en que los hombres padecen un trastorno de alimentación. Estas enfermedades no respetan género, edad ni clase social. Podemos hacer referencia a casos de niños, adolescentes, jóvenes y adultos, todos ellos hombres y mujeres,  de los cuales algunos han llegado muy graves por no haber tenido antes información para entender su enfermedad y una opción de tratamiento a la mano en donde encontraran el apoyo que necesitaban.


¿Las personas con un trastorno de alimentación son vanidosas?

Desgraciadamente se ha pensado que es el exceso de vanidad  lo que provoca un trastorno de la alimentación, lo cual es falso. Esta idea lo que ha hecho, es etiquetar a las personas que padecen cualquier trastorno de alimentación  (anorexia, bulimia o comer compulsivo) como superficiales y poco inteligentes.

La realidad es que, aunque sí ha influido el estereotipo de mujer y hombre con cuerpos perfectos, la vanidad dista mucho de ser lo esencial que hay detrás de un trastorno de alimentación.


¿Se curan la anorexia, bulimia y comer compulsivo?

Es difícil hablar de una curación ya que depende mucho de la gravedad, la detección temprana y la cormobilidad con otros trastornos afectivos o de personalidad y del tipo de tratamiento al que recurra la persona. Algunos dicen que la persona no se cura, sino que se mantiene, y que siempre será anoréxico, bulímico o comedor compulsivo.

Nosotros creemos que el paciente a través del entendimiento de su propia historia puede asimilar e identificar sus necesidades, convirtiéndose en un actor consciente de su vida para resolver sus conflictos de una forma adecuada, favoreciendo su crecimiento personal y social.

Al poder sentir y hablar su dolor, necesidades, deseos, etc.,  ya no tiene que utilizar el síntoma (la comida) para expresar aquello que, por lo doloroso que es, no podía sentir, entender y hablar.

Para nosotros la persona empieza a curarse cuando aprende a vivir con todo lo que siente: alegría, enojo, tristeza, angustia etc.; a entender que todos los sentimientos son válidos y a expresarlos de manera adecuada, responsabilizándose de su vida.


¿Por qué ahora hay tantos casos de anorexia, bulimia y comer compulsivo?

Creemos que no tenemos la respuesta verdadera, mas sí nos hemos dado cuenta de varios factores. Uno de ellos ya lo comentamos: la exigencia social por tener un cuerpo perfecto. Pero sobre todo, creemos que se debe al tipo de sociedad que hemos construido, en donde el individuo no vale  por lo que es, sino por lo que tiene o por como se ve.

Por otra parte los sentimientos “negativos” como la tristeza y el enojo siguen siendo anulados, cuando todo sentimiento es parte de nosotros y necesita ser expresado de alguna manera

Todas las personas necesitamos expresar muchas cosas y sentir que alguien está junto a nosotros para escucharnos. Pero ante la rapidez de la vida y la competitividad en la que estamos involucrados, poco tiempo tenemos para hablar desde el fondo de nuestro ser y de escuchar al otro


¿Puede una persona con anorexia tener bulimia también?

El límite entre estas dos enfermedades es muy pequeño. Muchas de las personas inician con un trastorno y pasan al otro, o tienen conductas mezcladas, es decir, dejan de comer, luego comen mucho y vomitan, o comen poco y eso lo vomitan, además de utilizar a veces laxantes o pastillas.


¿Cómo puedo ayudar a alguien que tiene un trastorno de alimentación?

Es muy importante que primero comprendamos en qué consiste la enfermedad y tener muy claro que detrás del trastorno hay una persona que necesita ser escuchada y apoyada, no juzgada o amenazada.

Muchas veces es difícil que la persona acepte que tiene un problema, por eso se le  debe  mostrar que para nosotros es importante.
En un clima de confianza se le puede decir que hemos observado que realiza ciertas conductas o que la hemos visto de cierto estado de ánimo y  que nos preocupa porque para nosotros es importante.

Cuando la persona sienta que puede contar con nosotros se le puede decir que se le quiere ayudar a salir adelante y a entender la razón del problema.
Cuando la persona no quiere aceptar su enfermedad te sugerimos que la lleves con alguien que pueda ayudarla, explicándole que te interesa que se atienda ya que si no lo hace puede terminar muy grave. Tal vez se resista pero hay que entender que está de por medio su salud y hasta su vida.

Una de las características principales de los trastornos de conducta alimentaria es la falta de conciencia de la enfermedad, esto quiere decir que aun en casos en los que están muy graves no dimensionan el riesgo en el que se encuentran. Por lo que es conveniente cuidarlos con firmeza y llevarlos a una valoración con un especialista para evaluarlos tanto física como psicológicamente, recordando que entre más a tiempo se atienda un paciente, las posibilidades de remisión del trastorno de alimentación son más altas.


¿Una persona con un trastorno de alimentación puede ser atendida únicamente por un nutriólogo?

No porque un trastorno de alimentación no tiene que ver únicamente con la comida, sino con muchos otros factores como el físico y psicológico. El nutriólogo tiene una intervención importante pero no puede dar atención a los daños físicos y mucho menos detectar el origen del problema y darle solución.


¿Cómo puedo reconocer que alguien tiene un trastorno de alimentación?

Normalmente su carácter es muy variado, estando más bien tristes o “de genio”. Su peso es muy inestable, tratan de comer solos, se preocupan mucho por su peso y talla, se fijan mucho en el contenido calórico de los alimentos, etc.

También se le puede reconocer por ciertos rasgos físicos, como piel constantemente seca, caída frecuente de cabello, debilidad en las uñas, vellosidad en la espalda, inflamación de las parótidas (debajo de los cachetes).
Para ver más sobre las consecuencias de cada enfermedad ir a Trastornos.


Depresión


¿Cuál es la diferencia entre depresión y tristeza?

La tristeza es un sentimiento normal que se vive por una pérdida afectiva. Ejemplo de esto es la muerte de un familiar querido, un descalabro económico o una decepción amorosa. Estas situaciones son transitorias y proporcionales al evento sufrido. Cuando la tristeza persiste o aparece de una manera espontánea, sin ninguna razón y produce un obstáculo en el vivir diario, estamos ya en presencia de un estado depresivo.


¿Qué es lo que causa la depresión?

Sabemos mucho sobre la depresión, sin embargo, la causa específica se desconoce en muchos casos. Parece ser el resultado de una combinación de factores de predisposición genética aunado a factores médicos y psicológicos.


¿Cuál es el proceso del tratamiento?

El tratamiento de la depresión cubre 3 fases:

1.     Aguda (inmediato alivio de los síntomas y restauración de la funcionalidad)

2.     De continuación

3.     De mantenimiento (prevenir las recaídas)

Ansiedad


¿Cuál es el miedo normal?

El miedo es una reacción normal y en ocasiones una respuesta útil e indispensable para poder enfrentar los retos de la vida y las situaciones de peligro.


¿Cuál es el miedo patológico?

Es cuando la ansiedad se sale de control y el individuo empieza a tener síntomas físicos y psicológicos que interfieren con su funcionamiento normal. Este trastorno tiende a ser recurrente y en ocasiones a persistir incluso ante eventos en los cuales no existe una situación extrema de estrés, y que podemos calificarla como una respuesta excesiva a un estímulo.

 


¿Por qué sucede esto?

Los trastornos de ansiedad pueden ser el resultado de hiperactividad en ciertas áreas del cerebro o ser producto de una disminución en la actividad de un neurotransmisor llamado ácido gamma amino butírico (GABA) el cual suprime la actividad de las neuronas, así mismo a nivel psicológico esto puede ser provocado por un evento a nivel social o familiar en el cual una mala resolución este generando ansiedad.

Estrés



¿El estrés es positivo o negativo?

El estrés es parte de la vida, no siempre es dañino para la salud, ni se le puede confundir con las enfermedades. Ayuda, en muchas ocasiones, a movilizarnos para obtener las metas que deseamos. Este es el estrés positivo, conocido como eutrés, que nos permite experimentar emociones gratificantes y enriquecedoras.

Sin embargo, el estrés perjudicial o distrés que se fija en emociones negativas, como el miedo, la ansiedad, la ira o la depresión, puede obstaculizar nuestro funcionamiento personal, familiar, laboral y/o social e impactar en el sistema neuroendocrino e inmunológico, provocando con el tiempo disturbios y enfermedades.



Conoce más sobre nuestra clínica y modelo de tratamiento.
Te invitamos a contactarnos para ofrecerte información más personalizada.
informes@cade.org.mx