Sun

Cuando se sufre de una crisis de angustia la persona experimenta generalmente un miedo intenso y cree estar a punto de morir, perder el control, sufrir un infarto o un accidente vascular cerebral o “volverse loco”. Puede también desear urgentemente huir del lugar donde ha aparecido la crisis.

Las crisis de angustia pueden aparecer de manera inesperada sin estar relacionado con ningún estímulo, ser desencadena por un acontecimiento del ambiente o por una situación determinada. Una de las consecuencias frecuentes de este trastorno es desmoralización, que lleva a muchos individuos a sentirse desmotivados, avergonzados e infelices por las dificultades que experimentan al llevar a cabo sus actividades diarias.

Estos individuos suelen atribuir este fenómeno a una falta de “fuerza” o de “carácter”. Estos individuos pueden faltar al trabajo o a la escuela por sus continuas visitas al médico o a los servicios de urgencia, lo que puede dar lugar a despidos o expulsiones que conlleva a agravar el problema.



Trastorno de angustia

La característica principal del trastorno de angustia es la presencia de crisis de angustia (ataques de pánico) de manera frecuente e inesperada. Una crisis de angustia o ataque de pánico es la aparición de miedo o malestar intenso en ausencia de un peligro real. Este miedo o malestar se acompaña también algunos de los siguientes síntomas

¿Cuáles son los síntomas que presenta una persona que padece angustia?

  • Palpitaciones
  • Elevación de la frecuencia cardiaca
  • Sudoración
  • Temblores o sacudidas
  • Sensación de ahogo o falta de aliento
  • Sensación de atragantarse
  • Opresión o malestar torácico
  • Náuseas o molestias abdominales
  • Mareo o desmayo
  • Miedo a perder el control o volverse loco
  • Miedo a morir
  • Entumecimiento u hormigueo en una parte del cuerpo
  • Escalofríos o sofocaciones

Conoce más sobre nuestra clínica y modelo de tratamiento.

Te invitamos a contactarnos para ofrecerte información más personalizada.

informes@cade.org.mx