Sun

¿Cuánto necesita dormir?

Esto depende principalmente de nuestra edad, aunque también varía mucho entre las personas de una misma edad. Los bebés duermen cerca de 17 horas al día, que se reducen a 9 o 10 horas cuando se van haciendo mayores. La mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 8 horas de sueño cada noche, aunque éstas serán menos según el individuo envejezca. Existen grandes diferencias entre unas personas y otras, hasta el punto que algunas personas pueden estar bien con sólo 3 horas de sueño por noche. Las personas mayores necesitan menos horas de sueño que el adulto joven y es frecuente que por las noches se encuentren despiertos, especialmente si durante el día han dormido la siesta.

¿Qué ocurre si no duermo?

Realmente nadie se ha muerto por no dormir. Una noche ocasional sin dormir tiene muy poco efecto sobre nuestra salud física o mental. Tras varias noches de insomnio nos sentimos adormilados durante el día, nos resulta más difícil el concentrarnos o tomar decisiones y se puede llegar a afectar nuestro estado de ánimo. Esto puede ser extremadamente peligroso para aquellas personas que manejan maquinaria pesada o que conducen. No hemos de olvidar la gran cantidad de muertes que se producen cada año como consecuencia de quedarse dormido al volante en las autopistas.

Problemas de sueño en los adultos

Los trastornos del sueño pueden clasificarse en cuatro grupos:

  • Insomnio: dificultad para conciliar o mantener el sueño. Puede ser primario (sin patología causal) o secundario. Según su duración, se lo considera transitorio (generalmente relacionado con estrés, dolor, medicamentos o algún cambio de hábitos) o persistente (vinculado a inadecuada higiene del sueño, ansiedad, depresión y otras enfermedades psiquiátricas o médicas). De acuerdo con el momento de la noche en el que aparece, puede ser de conciliación, de fragmentación (varios despertares), o matinal (despertar temprano).
  • Hipersomnia: excesiva cantidad de sueño o adormecimiento diurno. El trastorno es primario o secundario a enfermedades médicas o psiquiátricas, por ejemplo la narcolepsia (somnolencia excesiva con aparición precoz del sueño REM), la apnea del sueño, algunas depresiones y reacciones de evitación.
  • Parasomnias: abarca las pesadillas, los terrores nocturnos (despertares terroríficos asociados a llanto o gritos que luego no son recordados) y el sonambulismo (conductas complejas de abandono de la cama y deambulación en pleno sueño, sin reacción frente a otros individuos y sin recuerdo de lo sucedido al despertar).
  • Alteraciones del ritmo circadiano del sueño: patrón de sueño desestructurado por una deficiente sincronización entre los períodos de sueño deseados y los reales. Incluye el síndrome de fase retrasada del sueño (acostarse y despertarse tarde con dificultad para dormir en horarios razonables), el jet-lag (somnolencia y alerta luego de un viaje con cambio de huso horario) y los cambios de turnos laborales.

Trastorno del sueño

Generalmente damos por supuesto que el dormir es algo normal. La falta de sueño o insomnio es un síntoma molesto que con frecuencia nos lleva a consultar con el médico de cabecera. El insomnio puede ser secundario a los problemas que cada día tenemos que afrontar o bien ser consecuencia de problemas subyacentes más graves.

¿Qué es dormir?

Aunque mientras dormimos no somos conscientes del mundo que nos rodea, en este período de tiempo ocurren gran cantidad de cosas que son esenciales para que permanezcamos saludables.

Dormimos de diferente forma en los diferentes momentos de la noche. Uno de los tipos de sueño más importantes es el llamado sueño de movimientos oculares rápidos (REM), que viene y se va varias veces durante la noche, representando cerca de una quinta parte de nuestro tiempo total de sueño. Durante el tiempo de sueño REM, el cerebro está particularmente activo, nuestros ojos se mueven rápidamente de un lado a otro, y soñamos. Durante otro tipo de sueño (sueño no REM) el cerebro está inactivo, pero existe gran cantidad de actividad corporal, las hormonas son liberadas en el flujo sanguíneo y los tejidos de nuestro organismo son reparados tras el desgaste del día previo.


Conoce más sobre nuestra clínica y modelo de tratamiento.

Te invitamos a contactarnos para ofrecerte información más personalizada.

informes@cade.org.mx