Sun


Los trastornos somatomorfos son cuadros en los que predominan manifestaciones físicas que sugieren una patología, pero que no se explican por una enfermedad médica, consumo de sustancias u otro trastorno mental. Los síntomas están ligados de manera estrecha a factores psicológicos y no son generados de forma intencional por la persona. Se distinguen cinco entidades: Trastorno de somatización: múltiples signos físicos que afectan a diversos sistemas orgánicos (síntomas dolorosos gastrointestinales, sexuales y seudoneurológicos). Es un cuadro crónico que causa malestar psicológico y una excesiva búsqueda de asistencia médica, en el que no se detecta patología orgánica. Trastorno de conversión: presencia de uno o dos síntomas neurológicos de la esfera sensitiva o motora (parálisis, alteraciones de la marcha o del movimiento, ceguera, anestesia, parestesias, mutismo, seudoconvulsiones), que no pueden ser atribuidos a ninguna patología médica o neurológica. Suelen ser más notorios cuando se les presta más atención y los pacientes rara vez se lesionan. Existe asociación con factores psicológicos. Hipocondría: temor a padecer una enfermedad seria generado por mala interpretación de síntomas corporales, sin que exista causa médica que lo justifique. Trastorno dismórfico corporal: preocupación por un defecto físico imaginario o excesiva distorsión de un defecto mínimo, que se intenta ocultar. Trastorno por dolor: síntomas dolorosos fuertemente relacionados con factores psicológicos, que no se justifican en su totalidad por patología médica.


Conoce más sobre nuestra clínica y modelo de tratamiento.

Te invitamos a contactarnos para ofrecerte información más personalizada.

informes@cade.org.mx